Para la empresa, el CRM conlleva a tener negociaciones con venta cruzada y aumentada (Cross Selling y Up Selling), permitiendo conocer las necesidades, hábitos, y atributos que le dan valor en el proceso de compra de nuestros clientes, facilitando la presentación de ofertas que, complementan la primera negociación o en su defecto aumentan una mejor oferta de valor posible.

– Para la empresa, el CRM ayuda a tener mayor productividad y eficiencia comercial, por la forma como se miden los resultados de la gestión comercial, cuantitativamente, es vital que se incorporen parámetros de calidad en las acciones que se desarrollan. En este momento la relación con un cliente no será solo por los ingresos que aporta a la empresa, sino que también se valorará su rentabilidad, cuota de participación y por su nivel de integración al proyecto de empresa.

Por último, para la empresa tener un CRM, ayudaría a conocer mejor el entorno en el que interactúa, sus competidores, sus potenciales consumidores, en fin un sin número de opciones que aportan información para la gestión del trato con el cliente y con perspectivas de futuro menos inciertas.